EL MISMO DESTINO PARA EL RICO Y POBRE

IGUAL MUERE EL RICO IGUAL MUERE EL POBRE

Barillas 31 de octubre de 2017. 21:36
El 1 (uno) de noviembre se celebra el día de muertos lo que se convierte en una oportunidad para recordar a nuestros seres queridos que se nos han adelantado en el camino, que ya no tiene regreso. La mayoría de familias sin importar sus creencias religiosas, visitan las tumbas para adornarlas y de esa cuenta rendirles tributo a quienes en ellas descansan.
El dilema sobre qué es lo que sucede después de que morimos seguramente permanecerá en los seres humanos, de esa cuenta cuando nos toca llorar la separación física de seres amados pensamos y nos preguntamos:-“¿Qué ha pasado con ellos? ¿Están sufriendo? ¿Nos cuidan de algún modo? ¿Podemos ayudarlos? ¿Los volveremos a ver?”. Ante estas interrogantes las religiones del mundo ofrecen una variada gama de respuestas las que van desde aquellas que dicen que los que se portaron bien, estos van directamente al cielo y se reúnen con Jesucristo, mientras que los malos van al fuego eterno a servirle al chamuco. Otras dicen que luego de morir el espíritu llega directamente ante la presencia de Dios y otras creen que el muerto va a un lugar de purificación para luego regresar y reencarnarse para luego volver a vivir, en otro cuerpo.
No obstante todas estas creencias comparten que algo de nosotros continúa con vida después de la muerte y creen que el muerto aún puede pensar, sentir y ver. Pero como puede ser posible eso, si consideramos que el cerebro es el encargado de emitir los pensamientos y de dirigir los demás sentidos, sin embargo al morir también este órgano deja de funcionar y al igual que todo el cuerpo se destruye.
Pero entonces:- ¿Que sucede realmente cuando morimos?
Si consideramos que la Biblia es la palabra de Dios entonces la respuesta a esta interrogante la encontramos en este libro, pues allí vemos que Dios es el Creador del cerebro y por lo mismo Él conoce la verdad, y en su Palabra, explica en qué estado se encuentran los difuntos. Allí se enseña con toda claridad que cuando una persona muere, deja de existir. La muerte es lo contrario de la vida, de modo que los muertos no ven ni oyen ni piensan. Ni una sola parte de nosotros sigue viviendo cuando muere el cuerpo. En efecto, no poseemos un alma o espíritu inmortal.
El rey Salomón escribió que “los muertos [...] no tienen conciencia de nada en absoluto”. Y por lo mismo no pueden amar ni odiar y que “no hay trabajo ni formación de proyectos ni conocimiento ni sabiduría en el [sepulcro]” Eclesiastés 9:5, 6 y 10“ Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido.
También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol”. “ Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría”. De igual modo el Salmo 146:4 dice:- “Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos. Estos pasajes demuestran que los seres humanos somos mortales y no seguimos viviendo después de la muerte del cuerpo. Nuestra vida es como la llama de una vela. Cuando se apaga, no va a ningún sitio, sino que sencillamente deja de existir.
Entonces ¿Dónde están los muertos en la actualidad?
La Biblia nos narra un episodio en donde Jesucristo compara a la muerte con un sueño o con el acto de descansar y esto sucedió cuando uno de sus mejores amigos llamado Lázaro había muerto y ante el reclamo de las hermanas de este, el Salvador del mundo dijo: “Nuestro amigo Lázaro está descansando”. Aún que quienes le escucharon hablar de esta forma entendieron que Lázaro estaba durmiendo o recuperándose de una enfermedad. Pero se equivocaban, pues Jesús les aclaró que:- “Lázaro ha muerto” (Juan 11:11-14 “Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle.
Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará.
Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño. Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto).
Aquí podemos notar que Jesús comparó la muerte con el acto de descansar y dormir y por lo mismo su amigo Lázaro no estaba ni en el cielo ni en un infierno ardiente. Tampoco se había reunido con los ángeles ni con sus antepasados, ni tampoco había vuelto a nacer como una persona distinta. Descansaba en la muerte, como si durmiera profundamente, pero sin soñar. Pero además de este texto hay muchos otros textos bíblicos que también dicen que estar muerto es comparable a estar dormido. Por ejemplo, cuando mataron a pedradas a Esteban, la Biblia dice que “se durmió” (Hechos 7:60 “ Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió”. De la misma forma, el apóstol Pablo escribió que algunas personas de su día se habían “dormido” en la muerte (1 Corintios 15:6 “Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen”).
Por lo anterior se deduce que cuando el ser humano muere, mueren con él todos sus pensamientos, sus deseos sus necesidades y todo lo que significa estar consciente de sus actos y ante esta única realidad es necesario que mañana no solo asistamos a colocar flores y adornos sobre los sepulcros, sino también hagamos una reflexión en cuanto a nuestro comportamiento hacia los demás y para lo cual debemos entender que todos somos exactamente iguales ante la presencia de la muerte y por esta razón no importa cuanto tengamos en bienes materiales ya que esto no hará ninguna diferencia al momento de que nuestra vela se apague, ya que como bien lo señala la Biblia en ese momento ya no tendremos conciencia de nada e inevitablemente volveremos al polvo de donde fuimos tomados. Igual muere el rico igual muere el pobre y su tumba será siempre el mismo agujero.

Fuente:   JBM noticias


Publicar un comentario

[blogger]

Author Name

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.